La  emergencia hídrica, por las copiosas precipitaciones que afecta a toda la provincia de Corrientes desde hace tres días, tiene en vilo a Santo Tomé.
Una de las ciudades más afectadas, ya que en un día y medio cayó 370 mm de agua, anegando los barrios Centenario, Invico, y los del Sur de la localidad, debido al desborde del arroyo Picardía.

 

Esto dejó como saldo unas 40 personas evacuadas y otras 50 autoevacuadas, según datos oficiales suministrados por el intendente Mariano Garay a Norte de Corrientes.
Pero la preocupación de la población radica en que los pronósticos son pocos alentadores, ya que persisten las lluvias para toda la costa del Uruguay, afectando a las ciudades correntinas que la bordean, según el Servicio Meteorológico Nacional.
En tanto que las familias evacuadas en Santo Tomé están alojadas en Iglesia Asamblea de Dios, ubicada en el barrio Tablada.

 

Por otra parte, está interrumpido el tránsito sobre la Ruta Provincial 40 (en Santo Tomé) y desde el Municipio piden precaución, para evitar accidentes porque en la zona del Aguapey y Naranjito ya está cortado por el agua que pasa por encima de la ruta.
En este contexto, Garay explicó que la situación hídrica en Santo Tomé no es buena y supera todas las previsiones que se pudieron haber realizado desde la Comuna, para atenuar nuevas inundaciones en la localidad.
“Lo más preocupante es la altura del río Uruguay que ya está 5 m (ayer por la tarde) y tenemos temor a que siga creciendo y se empiece a complicar la situación con esa creciente (la del río) que es la más complicada.

 

Además, porque el río entra por los arroyos de desagües de la ciudad y entonces hace de tapón y las arterias que desaguan de la ciudad hacia el río se tapan y no desaguan y esa es la situación que ahora estamos evaluando”, resaltó.
Al mismo tiempo aclaró: “Los arroyos grandes están bien limpios por eso el agua escurre rápido, por ese lado estamos tranquilos, pero la cantidad de agua ya desborda cualquier previsión que hayamos hecho, 370 mm para un día y medio es muchísimo, creo que llovió en Santo Tomé más que en todos los lugares de la provincia”, enfatizó el jefe comunal preocupado ante la emergencia que afecta la ciudad.
Y manifestó que “no hay víctimas, que eso es lo más importante, y los equipos municipales están trabajando.

 

Las máquinas están dragando en los distintos lugares, la gente colabora con sus palas, la Municipalidad está trabajando para hacerle frente a la emergencia hídrica en Santo Tomé, pero estamos en alerta”.
Mientras tanto el alerta continúa, ya que a nivel provincial suman más de 1.500 las personas afectadas en una veintena de comunas del interior. 


Fuente: Corrientes Hoy >> lea el artículo original